Sir Perceval

Era hijo de Sir Pellinor y su madre había perdido a su marido y a tres hijos en campos de batalla y no quería que Perceval, el único hijo que le quedaba, supiera nada de guerras. Por eso crió al chico en el campo alejado de todo aquello. Un día el muchacho se encontró con tres caballeros de Arturo a los que por el brillo de sus armaduras confundió con ángeles. A partir de ese momento todo lo que desea en la vida es ser como ellos.

Su madre se ve incapaz de convencerle de lo contrario y desesperada le viste con ropas miserables, le pone un cazo de cocina en lugar de casco y le da un caballo achacoso con lo cual el muchacho comienza su andadura. Su madre le había advertido que si se encontraba a alguna mujer no aceptara nada de ella, salvo un anillo o un beso, pero nada más. Se encontró con una joven alojada en una tienda a la cual pidió el anillo, sin venir muy a cuento. La dama un poco asustada de un joven tan extraño se lo dio.

Una vez conseguido el anillo Perceval se marcha sin más dejando a la dama desconcertada y al marido enfadado porque a su regreso advierte la falta del anillo y cree que se lo ha regalado a algún amante. Perceval Llegó a la corte de Arturo y presenció la escena de un hombre que derrama vino sobre la reina Ginebra robando a continuación la copa de la reina. Perceval salió en persecución del hombre, le mata y cuando está intentando quitarle la armadura para quedársela es sorprendido por un anciano caballero llamado Gobernal que a partir de ese momento se convertirá en su maestro y protector.
 

El anciano le adiestró en los usos y costumbres de la caballería y le dio otro consejo: No hablar nunca cuando no corresponda ni hacer preguntas por pura curiosidad. Este consejo será la causa del fracaso de la siguiente aventura de Perceval. En ella llegó al castillo del Grial al que es llevado por un hombre que estaba pescando en una barca. Una vez allí presencia una procesión en la que se lleva un candelabro, una misteriosa lanza que gotea sangre y un objeto llamado Grial.

En una habitación interior ve a un anciano acostado que parece a punto de morir pero que se mantiene con vida gracias a los alimentos que recibe del Grial. Nada le es explicado y nada pregunta recordando los consejos de Gobernal. A la mañana siguiente se despierta y ve que el castillo ha desaparecido y que está durmiendo sobre una piedra. Una doncella le reprocha su comportamiento diciéndole que ha desaprovechado la ocasión de hacer mucho bien.

Acongojado empieza a errar hasta que encuentra con un grupo de peregrinos que le recuerda que es Viernes Santo y Perceval se dirige a una ermita donde se entera de que su madre ha muerto por la pena que le causo el no recibir noticias suyas desde que se marchó. Lleno de pena se propone volver a encontrar de nuevo el castillo del pescador.

En los textos más antiguos lo encontrará y se convertirá en el nuevo guardián del Grial en los más modernos su búsqueda del Grial le llevó a Carbonek donde llegó en compañía de Galahad y Bohor. Los recibió el rey Pelles que aún tenía sin cerrar la herida que le causó Balin tiempo atrás.

Aquella noche aparecieron el Grial y un anciano que tras celebrar la eucaristía y dar la comunión a todos los presentes se dirigió a Galahad. Le dijo que Debía coger las reliquias tocar con la lanza al rey Pelles y tras esto partir con ellas a la ciudad de Sarras llevándose de Inglaterra las reliquias. Luego el anciano desapareció. Al tocar a Pelles con la lanza la herida cicatrizó.

Partieron los tres para buscar la ciudad de Sarrás que era un lugar que muy pocos conocían. Encontraron el lugar y allí depositaron las reliquias. Pero el rey del lugar no se fiaba de ellos y los encerró en una mazmorra. No pasaron necesidades pues el Grial se les aparecía a menudo y llenaba sus platos con aquello que cada uno prefería.Al cabo del tiempo el castellano cayó enfermo y sintiéndose morir mandó liberar a los caballeros. Murió por fin y cuando la asamblea de la ciudad discutía quien sería el nuevo rey una voz celeste les ordenó elegir al más joven de los caballeros y Galahad se convirtió en rey de Sarras.
 

Al año de su reinado, cuando los cuidadanos fueron a adorar el Grial, se encontraron con una anciano vestido como un obispo. Este hizo adelantarse a Galahad y le dijo que iba a mostrarle lo que tanto deseaba ver. Galahad cayó al suelo y su alma se elevó llevando con ella el Grial, que desde entonces dejó la tierra y ningún mortal a vuelto a verlo.
Perceval y Bohor enterraron a Galahad. Después Perceval se hizo ermitaño y murió al poco tiempo.A causa de su primera ignorancia se le dio el sobrenombre de "El Perfecto Idiota".

Pero su sencillez e ignorancia no ofendía y al madurar se convirtió en un hombre sabio y perspicaz.
 


Adaptación  Marian

 

06 de Diciembre del 2007

 

 
 
 

 

 

 

   
 

 

 
 

 

Diseñada el día  06 / 12/ 2007  y rediseñada el 22/10/ 2016. Terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de gráficos y/o textos.
MarianDesigns © 2016